91 163 40 66
Compartir

Marcos Bejarano de Plastic: «Puede ser muy bueno ser exigente pero también puede convertirse en un bucle que no tiene fin.»

25 marzo, 2019

Plastic es uno de esos estudios con los que nos sentimos identificamos. Su ‘obsesión’ por hacer las cosas bien te da ganas de conocer a los profesionales que hay detrás. Por eso, tenían que estar en esta primera edición del Damn! I’m visual. Contactamos con ellos y desde el primer momento fueron todo facilidades. Cercanos y humildes y  un verdadero ejemplo de cuando por encima de la venta, está el know how.

En esta entrevista conocemos a Marcos Bejarano, UX/UI Design Director y uno de los socios de Plastic.

Marcos viene del mundo editorial. Empezó maquetando libros, diseñando portadas, flyers, incluso trabajó en imprentas. Aunque había trabajado diseñando algunas webs o banners, fue en 2007 cuando un colega le ofreció formar parte de Psycle, una productora digital inglesa que por aquellas ofrecía servicios digitales principalmente a agencias. Trabajaron para marcas como Google, Youtube, La Caixa, Fox etc. Se puso las pilas aprendiendo todo lo referente a ese nuevo mundo que le fascinó desde el minuto uno. Allí pasó 5 años muy intensos, hasta que decidió dar el salto. Después de pasar un par de años haciendo trabajos como freelance, en 2012, su compañera Marta Monforte y él decidieron montar Plastic. Hasta hoy.

¿Por qué decidisteis montar Plastic y cuál es su objetivo?

Principalmente queríamos hacer las cosas de otra manera. Veníamos de trabajar muy duro del mundo productora o agencia. Siempre hemos sido muy exigentes en lo que hacemos y eso se traducía, por aquellas, en echar horas y horas y, seguramente no ver en los resultados algo que nos satisfaciera plenamente. Queríamos hacer las cosas de otra manera. Queríamos algo más especializado, poniéndole cabeza a lo que hacíamos. Queríamos ampliar el abanico al mundo del UX. Preguntarnos qué tenemos entre manos. Qué estamos haciendo. Hacia dónde va nuestra profesión y cómo lo podemos hacer mejor. Queríamos mimar los proyectos de principio a fin.

 

¿Qué motivaciones y retos te encuentras en el estudio?

Para mi trabajar en lo que me apasiona es mi gran motivación y encima si es rodeado de gente que piensa como tú, con los qué compartes la manera de entender este trabajo, pues más todavía.

Retos muchos. Es muy duro montar un estudio. Lidias con cosas que antes estaban totalmente fuera de tu ámbito. Ciertas cargas que antes no tenias: cómo funciona una empresa, cómo se gestiona, dirigir un equipo, facturación, etc. Ahora, después de algunos años, creo que estos aspectos los tenemos bastante controlados y nos centramos más en nuestro trabajo, en los proyectos. Y bueno, nuestro reto es seguir creciendo como profesionales, intentar siempre hacerlo mejor, seguir formándonos, seguir flipando con los avances del mundo digital, amoldarnos a ellos y,… ¡nunca estancarnos!

Montamos Plastic porque queríamos mimar los proyectos de principio a fin

Marcos Bejarano
UX UI Design Director en Plastic

¿Por qué queréis manteneros siendo un equipo pequeño?

La verdad es que de momento nos centramos en hacer bien nuestro trabajo y no tanto en crecer. Lo de mantenernos pequeños nos está funcionando bien.

Seguramente mucha gente dirá que tener un equipo pequeño también es una buena manera de mantener la calidad, de mimar lo que haces. No sabría decirte qué pasa cuando creces por que no lo hemos vivido. Conozco empresas muy grandes que mantienen una calidad increíble. A nosotros, que ahora mismo somos 11 personas nos funciona muy bien así.

Nos contáis que estas muy obsesionados con la calidad y que muchas veces no sabéis dónde parar. ¿No crees que ponerle freno es positivo?

Claro que lo es. Somos exigentes. No sólo yo. En el equipo lo somos en general. Diseñamos una interacción, una animación, le damos una vuelta y una vuelta más y cuando parece cerrado, ¿y si probamos con esta otra curva?. Buscando el “feeling” perfecto. Creo que forma parte del trabajo como diseñador el estar un poco “enfermo”. Puede ser muy bueno ser exigente pero también puede convertirse en un bucle que no tiene fin y que algunas veces no te lleva al mejor sitio posible, por mucho que lo sigas maleando. Hay que también aprender a soltar. Aún así ten en cuenta  que trabajamos siguiendo unos procesos de trabajo que afectan a todo el proyecto y con entregas más o menos definidas. Si la cosa se nos va mucho de madre, los project manager nos ayudan a reconducir y echar el freno…

Damn! I'm visual

Conoce más sobre el evento
Autor

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

También te puede interesar

Usamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en Política de privacidad y cookies